Pasajes aéreos: 8 tips para encontrar vuelos baratos

Pues sí, por esas paradojas de la vida, quienes más vuelan suelen estar hartos de hacerlo. En cambio, quienes amamos viajar habitualmente solemos tener un gran impedimento: el costo de los pasajes. De hecho, hoy resulta muy complejo conseguir vuelos baratos. Por eso, en esta nota te vamos a contar justamente cómo conseguir vuelos baratos y, como dicen, no morir en el intento

 

Volviendo al tema central, quienes viajamos por placer, lo hacemos para cambiar, y no de lugar, sino de ideas.

Esto, tan importante, lleva meses y hasta años de anticipación, porque la industria del turismo es cada vez más cara, a pesar de lo que dicen organismos como la OMT.

Los costos de los pasajes aéreos, muchas veces, se tornan prohibitivos, en especial para el promedio de los habitantes de países con economías en vías de desarrollo.

Entonces ese nuevo horizonte que queremos conocer parece que se moviera de la mano con la inflación y con la devaluación de las monedas nacionales. ¡Pero no te preocupes!

Cómo conseguir pasajes aéreos económicos

Te traemos esta lista con consejos para conseguir vuelos baratos.

A continuación, los consejos de los expertos sobre el tema.

1) Un punto clave: los canales oficiales de comunicación aerolíneas

Mucha atención con la comunicación directa de las aerolíneas. Sucede que, muchas veces, ofrecen promociones especiales, pero lo hacen por cortos plazos de tiempo. Y, además, no suelen generar mucho revuelo y, de este modo, pasan desapercibidas.

Por eso, te recomendamos visitar diariamente los sitios de las aerolíneas principales. Y seguirlas en redes sociales para que no se te vaya de las manos una oferta inmejorable.

También puede ser muy útil descargarte las apps de muchas de estas empresas para recibir notificaciones directas.

Además, la compra directa a través de aerolíneas brinda la ventaja de poder pagar en cuotas, muchas cuotas… y sin comisión. Esta suele ser la principal ventaja de los sitios de aerolíneas en comparación con los buscadores de vuelos.

2) Buscadores de vuelo

Existen muchos buscadores de vuelo. Entre ellos, te podemos mencionar los siguientes: Momondo, Kayak, Skyscanner, Trabber, Onetwotrip, etc.

La ventaja de estos motores de búsqueda es que te permiten realizar una consulta según tu destino y tus fechas de viaje y, sobre todo, según tu presupuesto.

Una vez filtrada la búsqueda, podés identificar, de un simple vistazo, cuáles son las alternativas más baratas en comparativa.

3) Comparar, comparar y comparar

Como venimos viendo, ya sea que nos enfoquemos en buscadores específicos de vuelos o en los sitios oficiales de aerolíneas, debemos comparar siempre.

A veces las comisiones de los buscadores son altas. Y otras veces, por una buena experiencia o por lo que nos han hecho creer, pensamos que tal o cual aerolinea es la más barata. ¡Error!

Siempre vayamos de un sitio a otro. Podemos encontrar diferencias abismales de precios.

4) ¡Que no te engañen con las fechas especiales!

Es frecuente la ansiedad por comprar los pasajes no bien tenemos las fechas confirmadas, pero… ¡no te precipites! Hay días más baratos que otros.

Los jueves tienden a ser más baratos para comprar vuelos nacionales, y los fines de semana, particularmente los domingos, para los vuelos internacionales. Esto se debe, según, explican los expertos, a que los vuelos se lanzan oficialmente los lunes, por un lado; y por el otro lado, la demanda es más alta los viernes.

5) Y resignemos las épocas de fiestas

Es un hecho: hay días con más tráfico que otros. Y los días más agitados son los de inicio de temporadas altas, así como las fechas de recambio turístico, lo mismo que los días cercanos a fines de semana largos y festividades particulares, como la Navidad y el Año Nuevo.

La excepción que confirma la regla: si estás dispuesto a volar durante el 24/25 de diciembre o durante el 31/1 de diciembre/enero, ¡adelante! Te va a salir muy barato.

Aparte de los días especiales que mencionamos, también hay horarios más demandados que otros y, en consecuencia, más caros, sobre todo si estamos próximos a la fecha de vuelo. Por regla general, los vuelos nocturnos tienden a ser más económicos que los diurnos.

6) Reservar con anticipación: ¿hay diferencias reales?

La tendencia regular es que los días exactamente previos a la fecha de despegue los vuelos aumenten su tarifa. Por lo tanto, recomendamos un mínimo de veinticinco días de antelación, ya que las aerolíneas te recompensarán y tu billetera lo notará.

Nuestro consejo es que no esperes las ofertas de último minuto: la jugada te puede salir muy bien o, también, muy mal…

No obstante, moderación. Hay estadísticas que demuestran que comprar el pasaje con demasiado tiempo de anticipación tampoco es óptimo. ¿Por qué? Pues porque las aerolíneas lanzan sus vuelos a un precio alto, lo bajan en el mediano plazo y vuelven a subirlo durante los últimos días.

Lo más recomendable es comprar tu asiento, como decíamos, un mes antes del vuelo aproximadamente, cuando el precio está bajo y todavía no se comenzó a reajustar valores de acuerdo con la demanda (“gestión de rendimiento”, llaman a este momento en las empresas aéreas). No recomendamos hacer la compra con más de tres meses y medio de anticipación.

7) ¿Qué tal incorporar un aeropuerto alternativo?

Muchísimas ciudades principales a lo largo y a lo ancho del mundo cuentan con más de un aeropuerto. Otras cuentan solo con solo uno, pero con otros muy cercanos y, a veces, estos puntos están conectados por sólidas rutas de transporte.

¿A qué vamos con esto? Tenemos que prestar atención a la posibilidad de no aterrizar directamente en el aeropuerto principal, que tiende a ser el más caro. Si queremos viajar a Nueva York, por ejemplo, contamos con tres opciones: Newark, JFK y LaGuardia. En Europa, por lo general, donde los países están muy interconectados, hay aeropuertos cuyos vuelos son más caros que los de otros.

En este sentido, tenemos que calcular exactamente cuán dispuestos estamos a movernos y cuánto tiempo tenemos disponible. Quizás el traslado de unos minutos en subte implica que nos ahorremos cientos de dólares, pero también puede suceder todo lo contrario. La clave es calcular el precio del transporte.

8) Aerolíneas Low Cost

Estas compañías suelen ofrecer los precios más bajos, aunque, por lo general, cuentan con una oferta reducida de destinos.

A pesar de la tentación que pueden representarnos esos precios casi irreales, cuidado. En la letra chica podemos encontrar restricciones que terminan encareciendo notoriamente nuestro viaje.

Por lo general, no aceptan devoluciones ni cambios de fecha. Asimismo, imponen restricciones importantes a la cantidad de equipaje transportable. Y también tienden a usar aeropuertos secundarios, con lo cual, también hay que considerar un extra de dinero para llegar a nuestro destino una vez aterrizados.